viernes, 16 de diciembre de 2011

Del libro a la gran pantalla: Desayuno con diamantes

¿Hay un principio de película más mítico que Audrey Hepburn mirando los escaparates de la famosa joyería Tiffany mientras desayuna, y suena la famosa canción de Henry Mancini, Moon River? Yo creo que no.


¿De qué va la película? Paul es un joven escritor y con una amante mayor que él que le paga todos sus gastos. Cuando se muda a su nuevo piso, conoce a la nada convencional Holly Golightly, la cual tiene un trabajo que podríamos definir de moral dudosa. Paul se dejará llevar por la glamurosa, alegre y despreocupada vida de Holly, donde las fiestas y la música a altas horas forman parte de su rutina diaria.

Diferencias libro-película. Los personajes de las dos versiones son muy diferentes. Se deja más claro en el libro que en la película a que se dedica Holly. Además su personaje es mucho más sensual, no es tan dulce como la Holly cinematográfica, pero creo que esto va implícito en Audrey Hepburn que irradia dulzura e inocencia en toda la película. Leyendo el libro puedo entender porque Truman Capote prefería a Marilyn Monroe para el papel protagonista y es que la Holly del libro está claramente enfocada a la actriz rubia, con ese punto de picardía, sensualidad e inocencia que ella le daba a sus papeles en el cine.

Diferencias también hay entre el Paul del libro y el de la gran pantalla. Excepto porque los dos son escritores, por lo demás podríamos decir que son dos personas diferentes. No hay amante madura que le paga los gastos. Tampoco el Paul de Capote siente interés romántico por Holly, sí hay amistad, cariño, admiración y curiosidad por la vida tan diferente que lleva ella comparada con la de él, pero no amor.
Al principio libro y película siguen el mismo argumento y se dan las mismas situaciones, pero una vez que la amistad entre los protagonistas evoluciona a una historia amorosa, se cogen caminos separados entre el Desayuno en Tiffany’s de Capote y el Desayuno con diamantes de Audrey Hepburn.
Me quedo con... Aquí me vais a perdonar, pero una de mis películas preferidas es Desayuno con diamantes y la prefiero frente al libro. Sé que siempre la historia en papel es mejor, pero hay unas cuantas excepciones que confirman la regla y esta es una de ellas. Simpatizo más con la Holly cinematográfica que con la de Capote y me encanta la historia de amor que surge entre ella y Paul, que le vamos a hacer si al final soy una romántica. Sin embargo, tengo que recomendar también el libro, os encontraréis con una historia muy diferente a la del cine, como ya he dicho, pero magníficamente escrita.

Trailer en inglés (no he podido encontrarlo con subtítulos)


5 comentarios:

Marina dijo...

Mira que la gente dice cosas buenas de esta película...pues yo la tuve que ver para un trabajo y no me gustó absolutamente nada. Ya te digo que descarto leer el libro de Truman Capote ya que lo de leer después de ver no me va nada. besos

Tatty dijo...

La película si la he visto no lo recuerdo, sería hace tiempo y el libro sí que lo tengo en mi lista de pendientes desde hará más de un año, a ver si le llega el turno
un beso!

mientrasleo dijo...

Me encanta Capote, es de mis autores favoritos. Esta obra en particular me sorprendió por sus diferencias y me gustó muchísimo más el libro. Dicen que Paul reflejaba al propio autor y éste dejó entrevelada la homosexualidad de su protagonista. Tampoco ella es igual como bien dices, ni el final.
Eso si, agradezco la preciosa canción que incluyeron en la película. Compuesta expresamente para ella.
Un beso

Shorby dijo...

Me encanta la película, es un clasicazo con mayúsculas!
La novela me gustó mucho también, la leí el año pasado y fue un descubrimiento =)

Besotes

Evelyn dijo...

Si mencionas que el libro no es como la película y la describes así prefiero la película, me ha cautivado en lo más hondo de mi ser, muy tierna, muy buen papel el de Audrey.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...