miércoles, 28 de mayo de 2014

35 cosas sobre mí como lectora

Hoy toca una entrada un poco egocéntrica. Vendría a ser un 50 cosas sobre mí, pero en plan lector (solo que no son 50, sino 35, pero no se me ocurría nada más que contaros) y consiste en explicaros un poco mis hábitos con los libros, cuando empecé a leer, mis manías literarias, la novela que más tiempo he tardado en leer... En fin un poquito todo. Si tenéis curiosidad y queréis quedaros, estoy en la obligación de avisaros de que seguramente será una entrada un poquitín larga. Si conseguís llegar hasta el final sois unos valientes.
Empezamos:

1. Mi hermana mayor fue la que me inculcó la afición por la lectura. Compartíamos cuarto y desde muy pequeña siempre la recuerdo con un libro en la mano. Cuando le decía que me aburría iba a su colección de libros del Barco de Vapor y me daba uno.
2. El primer libro que recuerdo haber leído yo sola fue Rabicum, de la colección azul del Barco de Vapor. Me gustó tanto que en cuanto lo terminé lo volví a empezar, aunque ahora mismo no me acuerdo ni de qué iba.
3. A pesar de que siempre he leído y que me podía pasar un mes devorando todos los libros que caían en mis manos, también tenía periodos entre medias en los que no me acercaba a ninguno durante meses.
4. Cuando verdaderamente me aficioné a la lectura y entré en el bucle de terminar un libro y empezar otro al día siguiente, fue cuando tenía unos dieciséis años. Y el "culpable" de que esto sucediera fue La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón, libro que me mi hermana me "obligó" a leer y que me encantó. Otra cosa que tengo que agradecerle.
5. Crecí con Harry Potter y cada día que anunciaban que se ponía a la venta un nuevo libro era como una fiesta para mí. Recuerdo hacer cola para comprar el último libro e irme a casa a leerlo como si no hubiera un mañana (mejor dicho como si no tuviera un examen de microbiología al día siguiente...)
6. Soy de ciencias de siempre, pero me encantaban las clases de literatura en el instituto. Sobre todo recuerdo con cariño las del último año. Tenía una profesora que se saltaba el plan académico cuando quería y nos hablaba de sus libros favoritos. Un día nos contaba la vida de las hermanas Brontë y nos animaba a leer Cumbres Borrascosas, otro nos leía poemas que le habían gustado...
7. Me meto muchísimo en los libros que leo. Río, lloro y me puedo quedar tocada después de terminarlo, me emociono, me enfado.... Si una historia me gusta me involucro totalmente.
8. Soy muy cuidadosa con mis libros, pero tampoco llego a un nivel obsesivo. Si el lomo se arruga al abrirlo me da lo mismo, no voy a estar asomando solo la nariz entre las páginas para evitar que se doble. Lo importante es leer cómoda.
9. Aun así, eso de doblar las esquinas no va conmigo. Y mucho menos lo de subrayarlos. Lo que hago es marcar algunas frases que me gustan con post-it y listo.
Testimonio gráfico de como acabó El Paraíso de las Damas
10. Soy una maniática con los libros que llevan el cartel de la película. No los soporto y siempre rebusco entre cielo y tierra algún ejemplar que tenga la portada original.
11. También odio las fajitas publicitarias que les ponen. ¿Qué sentido tienen? Lo primero que hago cuando llego a casa es tirarlas a la basura.
12. Prefiero los libros de tapa blanda a los de tapa dura. Me parecen más cómodos y no tengo que quitarles la sobrecubierta por miedo a que se estropeen. Y ya que estamos, me declaro fan absoluta de los libros en edición de bolsillo. Son baratos y ocupan menos espacio, puede que se estropeen más fácilmente, pero para mí las ventajas superan a los inconvenientes.
13. Sigo prefiriendo el papel al e-book y sigo comprando libros como una loca, lo podéis ver perfectamente en mis IMM. 
14. Tengo un e-reader desde hace años, pero lo uso poquísimo. No es que no vea sus miles de ventajas, pero si estoy un periodo de tiempo muy grande leyendo en él, me saturo y tengo que volver al papel.
15. Me encanta ir a las librerías y pasarme un tiempo recorriéndolas tranquilamente. Como normalmente suelo tardar, prefiero ir sola.
16. Mis secciones favoritas en la librería son las de clásicos y donde están los libros de bolsillo (como no).
17. Tardo en leer las modas del momento y las novedades en general. Cuando me compro un libro pocas veces lo leo inmediatamente después de comprarlo, a no ser que tenga un ansía viva por él, tipo la continuación de una saga o el nuevo libro de mi autor favorito.
18. Hablando de sagas, no me gusta darme un atracón y leer todos los libros que la componen seguidos. Lo hice con Memorias de Idhun y con los tres primeros de Crepúsculo y nunca más. Acabe hartita.
19. Lo anterior también se puede aplicar a autores. A mis preferidos los leo poco a poco para que no se me acaben muy rápido.
20. Tengo momentos del año para leer cada género. Por ejemplo, los clásicos se me antojan en invierno u otoño y el chick-lit es de verano totalmente.
21. Suelo leer un poco de cada género. No me gusta cerrarme a nada.
22. Me encantan los marcapáginas. Cada vez que me voy de viaje a algún sitio me traigo alguno como recuerdo.
23. Necesito absoluto silencio para leer. No puedo concentrarme con el ruido de la televisión de fondo ni con gente hablando a mí alrededor. Es curioso, pero cuando tenía 17 o 18 años, esto no sucedía así, al contrario, tenía que ponerme música para leer. Y no hablo de música clásica o algo lento y tranquilito, no, yo me ponía a Linkin Park y a Green Day. No tengo ni idea de cómo me concentraba, esa época de mi vida es un misterio para mí.
24. Me mareo leyendo en coche, es superior a mí. Y en barco también. Una vez fui tan lista que se me ocurrió ponerme a leer estando el mar fatal. Las consecuencias os las podéis imaginar.
25. Intento siempre leer el libro antes de ver la película en cuestión, pero últimamente me estoy replanteando hacerlo al revés. Muy pocas veces disfruto de la adaptación cinematográfica.
26. Soy l-e-n-t-a leyendo. Me gusta leer sin prisas, volviendo a releer varias veces un párrafo que me ha impactado. O si un libro me está gustando mucho atraso el momento de que llegue a su fin y me puedo pasar varios días leyendo poquísimas páginas para no llegar a terminarlo demasiado rápido En cambio, los que no me están gustando, cuanto más deprisa los lea mejor. ¿Alguien me entiende? Porque yo no.
27. Antes nunca dejaba un libro sin terminar, me los acababa aunque los estuviera odiando a muerte, pero ahora ¿para qué sufrir? Mejor abandonarlo o dejarlo para otro momento.
28. El libro que más he tardado en leer ha sido la trilogía entera de El señor de los anillos. 8 meses tardé en acabarlo. En mi defensa diré que lo leí demasiado joven y que no es que no me estuviera gustando, sino que me pilló en una de esas fases que os he mencionado antes, en las que me pasaba meses sin tocar un libro.
29. La novela que más veces he releído es La sombra del viento (estoy nombrando mucho a Zafón en esta entrada)
30. Odiaba los libros que me obligaban a leer en el colegio. No le echo la culpa a los libros en sí, con lo que tenía problemas era con el tema de que me obligaran. Si leo obligada ya voy predispuesta a que no me guste, es un hecho. Muy pocas novelas salvaría de la quema de esa época.
31. No me gusta prestar mis libros porque he tenido varias malas experiencias cuando lo he hecho. Una vez tardaron en devolverme una novela varios años después de que se la prestara, pero lo que más suele ocurrir es que simplemente no me lo devuelvan. Ya van dos libros que doy por desaparecidos.
32. Me pierden los libros ilustrados. Son una tentación irresistible.
33. Mi mesilla de noche está atiborrada de los libros que estoy leyendo en ese momento, de varios paquetes de post-it y de marcapáginas.
34. Mi rinconcito de lectura preferido es mi cama, me rodeo de cojines (y de mi perra cuando se me acopla) y a leer.
35. Cuando un libro me ha llegado de una forma especial, necesito estar un par de días sin empezar ningún otro, es algo así como un periodo de reflexión...

25 comentarios:

Tati dijo...

Bua, coincidimos como en la mitad! jajaja A destacar: yo también me sentía rarita prefiriendo los bolsillo (aunque ahora al menos hacen portadas bonitas) y me pone nerviosa la gente que monta un drama porque se le ha marcado el lomo jajaja ¡Lo importante es disfrutar!
Humm, cuando acabe este fatídico curso me plantearé una entrada de este estilo para revitalizar mi blog jaja
Besos!

Letras con la sopa dijo...

Agh! Que tirria le cogí a las literatura española por culpa de las lecturas obligatorias... A pesar de eso, tuve unas profesoras de lengua que eran genial, estaban un poco locas (una incluso se ponía a cantar zarzuela en clase cuando le daba la gana) pero les gustaba mucho la literatura y sabían transmitirlo.

Yo cuando mejor leo es cuando tengo los auriculares puestos y escucho música atronadora tipo Linkin Park y similares. Me concentro muchísimo y me doy unos atracones literarios gigantescos. Con Green Day no creo que lo consiguiese porque terminaría haciendo playback todo el rato jajaja

Qué obsesión cuando salían los libros de HP! Ese mismo día estaba en la puerta de la librería esperando que abrieran para poder comprarlo. Y de esperar por la traducción nada... Eso era impensable. Los traductores son muy lentos. Daba igual que mi nivel de inglés estuviese por los suelos, tenía que leerlo sí o sí xD

Besos!

Azalea Real dijo...

Coincidimos en algunas cosas, pero en la mayoría, discrepamos. Me ha gustado leer esta entrada :)

Besos.

Marina Ortega dijo...

Me ha encantado y sí, coincidimos en varias cositas :D (fan de Zafón también, él fue el culpable de mi afición loca a la lectura en la edad adulta)

Alférez Manostijeras dijo...

Coincido contigo en la 9, 10, 11, 19, 22, 24 y 26 :)
Tardo muuuucho en leerlo los libros. Estoy leyendo 'Drácula' ahora mismo, y el diario del principio de Jonathan Harker me gustó tantísimo que me lo leí dos veces seguidas...
Me gustan entradas como esta de vez en cuando.
¡Un beso!

kabu leyendo es gerundio dijo...

me ha gustado poderte conocer un poco mas... y no hay como el silencio para leer aunque en mi casa con los monstruitos escasee... besos

Tatty dijo...

Una entrada muy útil para conocerte un poco mejor como lectora :) Coincidimos en algunas cosas
Besos

Oly dijo...

¡Me encanta esta entrada! Coincidimos en bastantes, sobre todo en eso de no prestar, también he tenido muchas malas experiencias. Y lo de comprar y no leer casi nunca directamente (bueno, digamos que nunca) xDDD Me ha gustado mucho cotillear tus manías y demás :)
¿Te importa si intento hacerla yo también? Ya dirás ;)
Un abrazo

Seri dijo...

Coincido en un montón de cosas. Me encanta ver cómo vamos evolucionando como lectores: a mí antes tampoco me gustaba dejar los libros sin terminar, y seguía por orgullo, pero ya no hago eso. Pienso lo mismo que tú, ¿para qué sufrir?
Besos.

littleEmily dijo...

¡Ay, qué me ha gustado esta entrada! Creo que te copiaré la idea...
En algunas cosas nos parecemos pero en otras, como lo de las fajas. Yo las dejo puestas... y creo que soy la única que lo debe hacer.
Y Rabicun fue uno de mis primeros libros también pero sí que me acuerdo de que iba: un planeta que era como Villarriba y Villabajo, todos los pueblos divididos, menos los niños ¿recuerdas?
Besitos.

Isabel dijo...

Me la he leido entera y me ha encantado, coincidimos mucho, en los de Barco de vapor, en preferir el libro en papel (de hecho no lo concibo de otra manera) en Zafón, en terminarlos antes sí o sí y ahora pasar del tema, en los marcapáginas, etc, etc. Pero discrepo enbla ediciones de bolsillo, me encantan los de tapa dura. Mil besos

Margari dijo...

Coincidimos en varias cosas. También odio los libros con portadas de película, prefiero los libros en edición de bolsillo, por cuestiones económicas y de espacio, tambiéh he aprendido a dejar un libro cuando no me está gustando, lo de leer en el coche, imposible...
Encantada de conocerte un poco más!
Besotes!!!

Isa Martínez dijo...

¡Hola!
Coincidimos en varias cosas: no marco mis libros nada más que con post-its, me encanta leer en la cama con muchos cojines, no me gusta prestar libros. Me gusta mucho Zafón, no me gusta leer una saga seguida, y tampoco libros del mismo autor seguidos. Antes me obligaba a terminar los libros que no me gustaban, ahora los dejo apartados temporalmente.
Un beso

Meg dijo...

Coincidimos en muchas cosas: Zafón, libros ilustrados, no leer en el coche etc.. :-) Un placer conocerte un poco más, un beso!

Carax dijo...

Me ha encantado esta entrada y conocerte un poco más. Además, tenemos muchas cosas en común!! Sobretodo nuestro amor por Zafón!
Besos

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Me ha encantado lo del periodo de reflexión, yo necesito tomarme más de esos a veces, cuando me impacta mucho un libro según en que sentido me cuesta entrar en otro. Tu sistema de post-it me ha gustado, hace un tiempo sí que subrayaba aunque ya hace que no (en el lector digital sí, cosa que me parece muy practica) nunca la vi como un atentado, lo de doblar la esquina No me gusta. Creo que Zafón llegó en el momento justo, yo también recuerdo el día que me tope con La sombra del viento. No tengo preferencias en el formato (tapa dura, blanda...) pero sí por ediciones bonitas (o que me lo parezcan) y de los ilustrados ni te cuento :P me gustan mucho. Me ha encantado saber de tus filias/fobias lectoras.
Besos

Carla dijo...

Tati, una vez oí no me acuerdo a quien que abría el libro lo mínimo y leía prácticamente con el libro más cerrado que abierto para que no se le arrugara el lomo. Me pareció tan exagerado...
Estaré encantada de leer tus manías lectoras cuando las publiques ;)

Letras con la sopa, ¿se ponía a cantar zarzuela? jajajaja
Yo a veces echo de menos esa épocas en las que me podía concentrar con música, pero perdí el hábito y no sé muy bien por qué, una pena.
Siempre envidié mucho a la gente que se leía los libros de Harry Potter en inglés, por esa época me daba un miedo terrible leer en otro idioma que no fuera el castellano.

Alférez Manostijeras, te entiendo, el diario de Harker en Drácula es mi parte favorita de todo el libro y consiguió ponerme los pelos de punta.

Oly, ¡qué va! No me importa para nada, eres totalmente libre de hacer la entrada, me encantará leerla ;)

Seri, yo seguía leyendo un libro que no me estuviera gustando pensando que a lo mejor en algún momento mejoraba, pero cuando ya llevas 200 páginas leídas y eso cada vez va a peor es una tontería amargarte por algo que solo un milagro podría arreglar.

littleEmily, sí, ya me acuerdo, Villarriba y Villabajo, es cierto, lo leí hace muchísimo tiempo, ¡que recuerdos!
Perfecto, copiame cuanto quieras, me encantará cotillear en tu entrada ;)

Me alegra mucho que os haya gustado la entrada, la tuve dos semanas en borradores pensando en publicarla o no. Muchísimas gracias por comentar y compartir conmigo vuestras manías lectoras.

Un beso a todos!

Ana Blasfuemia dijo...

Cuántas cosas, Carla. Qué suerte haber tenido una profesora de Literatura que se saltara el plan académico (los planes academicos encorsetan una barbaridad). No te cuento lo que me involucro yo también con los libros que parece que me va la vida en ello :) También soy cuidadosa con los libros pero sin obsesiones. Últimamente he retomado la costumbre de subrayar e incluso apuntar algo en los libros, algo que había dejado de hacer (tiro de libreta), pero que últimamente he retomado porque no he podido evitarlo con algunos libros. ¡Yo tampoco soporto las portadas de las películas! (que además suelen ser bien feas) Y las fajitas publicitarias van a parar al mismo sitio que las tuyas :)
Me da igual tapa dura o blanda, los de bolsillo son baratos pero fatal para la vista, no soy muy de buscar ediciones espectaculares pero si hay opción de alguna bonita, pues a por ella. Mis lecturas no suelen ser novedades, la verdad, salvo alguna excepción, no tengo prisa en leer los libros una vez que los tengo, van llegando en su momento. También colecciono marcapáginas :) Y no me mareo nada leyendo en el coche o donde sea que se mueva, incluso aunque toda la gente de mi alrededor esté echando la vomitona...
Cuando un libro me impacta mucho a veces no puedo coger otro ni aunque quiera, pero si acaso, intento cambiar de estilo, algo más superficial que no me provoque bloqueo lector. Si me llega mucho, la reflexión va a estar ahí, aún cogiendo otro...

Gracias por compartir tanto de ti como lectora ;) ¡Besos!

Tizire dijo...

De tus 35 curiosidades lectoriles, coincido contigo como en 30: ha sido como verme reflejada en un espejo, en serio! Has el libro ese de Rubicún creo que lo leí de niña, aunque no me acuerdo de lo que iba... Yo en coche no puedo leer ni de coña, ni en guagua tampoco, aunque en barco sí que lo he hecho (si es de esos que van lentos, ni de coña en una lancha motora, jejeje) Me ha encantado tu entrada ^^ 1beso!

Marina dijo...

Genial la entrada! Super completa e interesante, gracias por mostrarnos tantas cosas de ti :)
Te sigo y te dejo mi blog por si quieres pasarte!
Un beso^^
http://viviendoennuestrocuento.blogspot.com.es/

Isa dijo...

Me lo he leído hasta el final y coincidimos en varias cosas, eso sí, yo nunca pude con Harry Potter (me da que eres más joven que yo).

Magalí ♥ dijo...

Hay miles de cosas en las cuales coincido. Pero soy de esas que aman terminar rápido un libro que les gusto para saber el final y releerlo desde la mitad. Me encanto la idea de los post-it. También amo los marcapáginas, una compañera recorrió toda una feria buscando uno especial con una frase para mi.
Otra cosa que no somos tan parecidas es en las películas, si el libro me gusto JAMÁS veo su adaptación, siento que me decepcionan. Lo mismo me pasa con los libros del cual todos hablan...
Pero ya se sabe, sobre gustos no hay nada escrito. (aún)
En lo demás creo que la mayoría de los lectores obsesionados nos parecemos.
¡Que termine bien tu semana! ¡Adiós!

Baccana dijo...

Una estupenda entrada!

A mi tampoco me gusta doblar las esquinas de las páginas pero en cambio no me importa darle "vidilla" a mis ejemplares, si lo llevo a la playa y se me llena de arena no me da un ataquito.

Por otro lado, un libro que presté y "perdí" fue Sultana roja... entiendo como te sientes.

Muchas gracias por pasarte por mi blog, el tuyo me gusta bastante asi que me quedo :)

Besos!

Marie dijo...

Carla que maravilla de entrada! Me he visto reflejada en muchos de los puntos: mi profe de literatura, el mareo en el coche, la tapa blanda, el dejar en reposo las novedades…en fin en muchísimas. No me hubiera importado seguir leyendo tus costumbres lectoras hasta el número 50 :)
Un beso!

bibliobulimica dijo...

¡que bonita entrada! fue un placer conocerte a través de estas manías lectoras ;)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...